Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 11 al 17 de 17

Tema: Jhanas

  1. #11
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    Jhanas sin forma.
    La esfera de la nada.

    "...De repente todo pareció calmarse por completo..."

    Ahora la atención vuelve al espacio mental, pero se centra en su vacío, su silencio, su quietud. No hay nada, sòlo nada, en ausencia de proyecciones mentales. Destacan la calma, quietud y serenidad, que en este jhana son máximas.

  2. #12
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    Jhanas inmateriales.
    La Esfera de la ni Percepción ni No Percepción

    "...Otro ejercicio que realizaba a menudo consistía en mirar
    atentamente, también con los ojos cerrados, en una
    posición cómoda y manteniendo una respiración tranquila,
    al interior de mi mente a ver si era capaz de ver el preciso
    instante en que surgía un pensamiento, y aprender así
    cómo y de dónde lo hacía. Esta práctica, si bien no me
    desveló aquel misterio, sí me ayudó a comprender que
    cualquier acontecimiento, por sutil que fuese, podía
    favorecer que surgiera, como de la nada, un pensamiento
    cualquiera; lo que si bien puede parecer poco relevante,
    cada pequeño descubrimiento individual que mi mente
    hacía, como era este caso, contribuía a una mejor
    comprensión de la naturaleza de las cosas..."

    Este es el último de los ocho jhanas, sin embargo, estudia un aspecto que, a mi juicio, se ha de haber trabajado con anterioridad para acceder a estos estadios mentales: lo "vacuo" de cuanto se percibe y cuanto se conoce. En este jhana la atención se centra en lo que se percibe, pero, sin más, sin añadir conocimientos o proyecciones mentales sobre lo percibido. Un sonido sólo es un sonido. El pensamiento, por supuesto, existe, pero es intuitivo, en cuanto a que no es necesario "pensarlo"; el conocimiento de algo está, no hace falta proyectarlo y acaparar la mente con ello. En esta esfera, a la que a mi me gusta llamar "de la ni cognición ni no cognición", la mente está libre de las proyecciones mentales, pero, a su vez, interactúa con sus percepciones en general. Lo más destacable, para mí, de este jhana es la compresión de lo vacío o insustancial (sunyata) de todo en general y la posibilidad de "funcionar" (vivir) con la mente libre de las proyecciones del ego (al menos la mayor parte del tiempo).
    Hasta aquí estos maravillosos estadios mentales a los que tradicionalmente se les llama jhanas. No obstante, a pesar de ser estados extraordinarios, en ellos aún hay cabida para el ego y, por sí sólos, no son suficientes para liberarse del sufrimiento. Para ello es necesario ir un poco más allá: soltar por completo y ser uno con todo.

  3. Los siguientes usuarios le agradecieron a Joaquín Carrizosa por Post util:

    MerlinMagus (08/08/2019)

  4. #13
    Fecha de ingreso
    07 ago, 19
    Ubicación
    España
    Mensajes
    8
    Dar gracias
    5
    Gracias Recibidas: 3
    mmmmm. Interesante... Da para leerlo varias veces......

  5. #14
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    Comentario sobre Jhanas.

    Como he señalado anteriormente, en el cuarto jhana se accede a los llamados jhanas sin forma. Sin embargo, no es necesario llegar a él para poder ser consciente de esos elementos de la realidad. No es necesario acceder al cuarto jhana para ser consciente de la consciencia, de la vacuidad o del pensamiento sin pensamiento, pues, con un buen mindfulness se puede llegar a ser consciente de estos aspectos. Sin embargo, si además de una buena atención se aplica una buena serenidad (samatha), estos elementos de la realidad, estos jhanas inmateriales o sin forma, se aprecian muy al detalle, lo cual se traduce en importantes cogniciones de la naturaleza de las cosas y de la realidad.
    Así mismo, para quien accede con facilidad a dichos jhanas no resulta difícil situarse en la consciencia o en la ni percepción ni no percepción (lo cual le mantiene distanciado del ego), aun sin estar entonces en los jhanas superiores.
    Un aspecto curioso de los jhanas es que en ellos las ondas cerebrales se corresponden con las que se dan durante el sueño (alfa, theta y delta), sin embargo, en ellos la consciencia está plenamente despierta.

  6. #15
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    Nirvana.

    "Me
    pareció, quizá por la posición tumbada e inmóvil que tenía,
    así como por la cesación de los acontecimientos y
    fenómenos que cotidianamente me acompañaban, que
    hacia allí me dirigía mientras pasaba por la vida..."

    Extraído del libro "Del Pánico a la Alegría".

    Al igual que los Jhanas sin forma, el nirvana sucede en el cuarto jhana. En realidad, es como si fuera un jhana aparte, al menos para mi. Nirvana tiene muchas características difíciles de definir, pero hay una que es la que le da el carácter único y sublime a dicho estado. En los jhanas inmateriales o sin forma ya mencionados, la experiencia es, entre otras cosas, muy liberadora, pues en ellos nos mantenemos bastante distanciados del ego, que es quien vive en el mundo del sufrimiento. Sin embargo, aun en esos estadios tan elevados, aún seguimos unidos al ego, aún no nos hemos soltado por completo de él. En el nirvana sí. En ese estadio nos soltamos de él por completo. Ahora la experiencia es un completo fluir en la mente prístina, como un inmenso río que pasa por uno mismo mientras se observa y que, a su vez, penetra en uno mismo hasta ser uno mismo dicho río y todo lo demás. En ese estado no hay dualidad, todo es uno, todo forma parte de la misma mente, del mismo universo, incluido, por supuesto, nosotros mismos. Es el único estadio donde no hay cabida para el ego, donde nos soltamos por completo y el sufrimiento no tiene donde agarrarse. No obstante, ni siquiera nirvana es "todopoderoso" por sí mismo, en el sentido que, una vez alcanzado, nunca más se vuelve a sufrir. Nirvana sucede en la misma mente en que habitan el ego y el sufrimiento, aunque en su presencia éstos queden distanciados y ausentes. En ese sentido, lo que es verdaderamente poderoso es el karma. Si, a pesar de la experiencia, se vuelve a vivir en estadios mundanos en los que el ego y sus deseos campan a sus anchas, el sufrimiento vuelve a estar presente, y nuevamente se habrá de trabajar y trabajar para acumular el suficiente karma y habilidad para que el ego pueda quedar completamente desplazado y con él el sufrimiento. Una vez hecho esto, se podrá acceder a nirvana con facilidad, y gozar de la no dualidad aun sin entrar en los jhanas superiores y, cuanto más practica y habilidad, más irá desapareciendo el ego por completo.

  7. #16
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    Karma.

    El karma es el resultado de las conductas. Aprendemos lo que hacemos y hacemos lo que sabemos hacer. Si respondemos de forma iracunda ante lo que nos disgusta aprendemos a ser iracundos y esa forma de ser nos acompaña y surge de forma automática ante ese tipo de estímulos e incluso otros. E igualmente si aprendemos a ser amables, compasivos u odiosos. Ante los miedos podemos comportarnos evitando y aprender inconscientemente a hacerlo, de manera que esa sea nuestra conducta automática ante ellos, por poner un ejemplo. De ahí la importancia de la conducta y, como consecuencia, del karma. En términos de ciencia y psicología occidental podríamos hablar de aprendizaje cognitivo conductual y de herencia genética, como resultado de nuestras conductas, actuales y ancestrales. En términos de meditación hablamos de karma.
    Como he comentado en otra entrada, el karma es muy poderoso, tanto, que aun alcanzando nirvana, si la conducta y hábitos no son correctos, de nuevo crece el ego y con él el sufrimiento. En ese sentido, es muy importante que durante la meditación se aprenda a salirse del pensamiento recurrente y obsesivo. Se trata de aprender a soltarnos del pensamiento, no de agarrarnos a él y de darle vueltas a nuestros asuntos mientras meditamos. Por ello, es muy importante el esfuerzo realizado en la concentración, que ha de ser el justo, no más, sòlo el necesario para dirigir y mantener la atención en el objeto elegido. Un esfuerzo excesivo se traduce en fijación y obsesión, y ello es muy contraproducente, incluso en estado de jhana o samadhi.

  8. #17
    Fecha de ingreso
    16 oct, 15
    Ubicación
    Valdepeñas
    Mensajes
    202
    Dar gracias
    30
    Gracias Recibidas: 68
    El Ego

    Como tantas otras cosas, el ego, en sí mismo, no existe. Es sólo un constructo, una abstracción, un concepto con el que referirnos a ciertos aspectos de la mente y de nosotros mismos. El ego es el yo que desea, ansía, se apega, se deleita vanidoso, se idéntica con esto y aquello o se diferencia de esto y aquello. Es también el discurso mental que nos suele acompañar, deseoso, recurrente. Condicionado, gobierna la mente mundana y, a su vez, es un producto de la misma. Su ausencia supone la ausencia de ese discurso mental, el silencio; la ausencia de adherencias, físicas y mentales, de percepciones discriminatorias y de actividades controladoras y constructoras. Su ausencia supone la emergencia de la mente universal, plenamente consciente, supone fluir, ser, verbo y sujeto, uno con todo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Guía de Productos | Hogar | Deportes | Compras | Informática | Juguetes | DIY | Giocattoli | Disport | Moda | Auto | Bambino