Jhanas sin forma.
La esfera de la nada.

"...De repente todo pareció calmarse por completo..."

Ahora la atención vuelve al espacio mental, pero se centra en su vacío, su silencio, su quietud. No hay nada, sòlo nada, en ausencia de proyecciones mentales. Destacan la calma, quietud y serenidad, que en este jhana son máximas.